El Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), propuso  ayer al Congreso Nacional que  el paquete fiscal sometido por el Gobierno  sea sustituido por una mayor reducción del gasto público, aumentar al 26 por ciento el Impuesto Sobre la Renta a las personas jurídicas y cobrar el 1.5 por mil a los  retiros en efectivo  de las instituciones bancarias.

Planteó que los aumentos de esos impuestos sean sólo aplicables en los años 2012 y 2013, cuando volverían a los niveles actuales.

La cúpula empresarial señaló que si se dispone la reducción del gasto de las instituciones públicas en 14%, en vez del 12 por ciento anunciado por el presidente Leonel Fernández recientemente, esto le representaría al Gobierno ahorros por RD$2,825 millones.

Elevar del 25 al  26 por ciento el  Impuesto Sobre la Renta le  generaría RD$856 millones al año.

El Conep entiende que los  impuestos deben  ser por un periodo de   dos años y que al mismo  tiempo el país se aboque a una reforma fiscal integral, en cuya discusión participen el sector público y privado  con el objetivo de que sea aprobada  antes de agosto de 2012.

Otras de las  recomendaciones   presentadas por  Manuel Diez Cabral,  presidente del Conep, ante  la Comisión Bicameral que tiene a su cargo el estudio de la pieza,   fue implementar una mayor austeridad en la totalidad de los gastos públicos, y obtener por dicha vía los recursos suficientes para cubrir el déficit fiscal.

También  pide que se negocie con el Fondo Monetario Internacional un aumento del tope del déficit correspondiente a este año, a cambio de que en vez de finalizar  el acuerdo en febrero de 2012 sea en diciembre, lo que aseguraría el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica y la racionalización del gasto publico.

Diez manifestó que de  aprobarse algunas de las medidas impositivas propuestas por el Ejecutivo se haría necesario sustituir el impuesto del 10% a los dividendos, con el cual se proyecta recaudar la suma de 2,825 millones de pesos y  en ese sentido  planteó  que dicho gravamen lesionaría la inversión en el país.

Sostuvo   que el anteproyecto de ley contiene disposiciones que tendrían un impacto negativo sobre la economía, generando un aumento en los precios de bienes y servicios y por ende los niveles de inflación, afectando aún más el costo del financiamiento para los sectores productivos y el acceso a viviendas para la población.

De su lado, el presidente de la Comisión Bicameral, Tommy Galán,  ponderó como factibles algunas de las propuestas hechas por los empresarios.

Otros sectores  en comisión

El administrador de la Lotería Nacional, Enrique Martínez, advirtió que de   gravarse con un 10% las ventas brutas de  las bancas de lotería significaría el cierre de esa entidad.

El funcionario dijo  que en el país no existen las condiciones para cobrar el  10 por ciento, ya que para ello se necesitaría  crear un sistema  central que tenga registradas  las ventas de las 26 mil 98 bancas .

Fermín Acosta, de la Asociación de Constructores y Promotores  de Viviendas,  expresó que si  se aprueba  el proyecto  las tasas de interés subirían un  2%.

Adozona dice    impuestos perjudican  sector

El presidente de la La Asociación Dominicana de Zonas Francas, Aquiles   Bermúdez, afirmó que los impuestos que  pretenden imponer los congresistas perjudican ese sector.

Sin embargo, están de acuerdo con que se deben  pagar los impuestos, pero no el 2 por ciento a las ventas que se hagan en el mercado local.

Dijo que un impuesto de 2.5 es excesivo  y que atentaría contra las empresas de zonas francas.

Manifestó estar confiado en que se logrará obtener una tasa de equilibrio

Fuente: El Día

Etiquetas: