Los Paradise Papers han destacado una vez más el fracaso de los gobiernos de todo el mundo en lidiar con el flagelo de la elusión de impuestos y el delito financiero facilitado por los centros financieros offshore.

La Tax Justice Network hace un llamado a los líderes mundiales a finalmente comprometerse a terminar con el abuso fiscal y el secreto financiero. Las Naciones Unidas deberían convocar una cumbre de líderes mundiales con el objetivo de acordar una convención de la ONU para poner fin al abuso fiscal y el secreto financiero.

Los líderes mundiales deben acordar objetivos vinculantes para reducir todas las formas de flujos financieros ilícitos y establecer una nueva organización global para impulsar el progreso.

La investigación de Tax Justice Network muestra que el nivel de cambio de beneficios de las compañías multinacionales se ha disparado en la última década. Las últimas estimaciones muestran que los gobiernos mundiales están perdiendo más de $ 600 mil millones al año en impuestos debido a la evasión fiscal de las grandes compañías.

Se estima que la cantidad de riqueza privada que se mantiene oculta en territorios offshore es de entre 21 y 32 billones de dólares.

El Paradise Papers es la mayor fuga de datos lanzados hasta el momento desde el mundo offshore. Una vez más, vemos que las corporaciones globales y los ricos eluden los impuestos con impunidad. Una vez más, vemos auditores y abogados que ayudan a los ricos a salir de sus obligaciones con la sociedad.

La evasión de impuestos tiene un impacto devastador en países de todo el mundo. Las acciones de compañías como Appleby y otras, como las cuatro grandes firmas de contabilidad y otras firmas de abogados offshore, han llevado a la pobreza y al aumento de la desigualdad global.

En respuesta a las filtraciones, Alex Cobham, director ejecutivo de Tax Justice Network, dijo: “Durante años hemos sufrido una carrera armamentista financiera global, ya que las jurisdicciones secretas han tratado de superarse entre sí en las prácticas abusivas que han permitido seguir en sus jurisdicciones. En ese momento, la evasión de impuestos por parte de grandes empresas y personas adineradas se ha disparado, y eso ha tenido un impacto enorme y perjudicial en el mundo en desarrollo. El sistema financiero global está roto y no tiene arreglo. Los líderes mundiales ahora necesitan aprovechar el momento y reunirse en la ONU para acordar un camino que acabe para siempre con el secreto financiero y el abuso fiscal”.

Por su parte, Luis Moreno, coordinador de la Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe, señaló que “superar el flagelo para los países en desarrollo generado por el saqueo corporativo mediante el uso de las guaridas fiscales es un reto que requiere de la cooperación nacional, regional y también global”.

“La línea delgada entre la evasión y elusión fiscal no debe servir de excusa para seguir generando estas inmesas grietas fiscales que permiten el desfogue de inmensos recursos de países en desarrollo a guaridas fiscales, labor que los “facilitadores” de la evasión y elusión fiscal (firmas contables, la banca global, bufetes de abogados, entre otros) se encargan de ampliar. Se requiere de un respaldo político en el que todos los países del mundo y en especial los países en desarrollo tengan voz y voto para cerrar estas grietas que desangran los objetivos sociales de nuestras poblaciones. Las NNUU puede tomar este rol de liderazgo”, agregó Moreno.