Brochure:Sistema tributario y desarrollo sustentable en América Latina
16/07/2014
Cuentas y cuentos FIFA
18/07/2014

Honduras: reforma tributaria para hacer más pobres a los pobres4 min de lectura

Artículo publicado originalmente en Economía Crítica.

A fines del 2013 el gobierno de Honduras aprobó una reforma tributaria orientada claramente a gravar aún más los bolsillos de la clase pobre y media. Hay que ver esto teniendo en cuenta que a inicios de este año un nuevo gobierno asumió el poder de este país centroamericano, con el objetivo de conseguir recursos fiscales de todas las fuentes posibles.

Por Rodulio Perdomo (1)

Poner impuestos a la harina de maíz, los frijoles y el arroz y las legumbres con tasas finales de 15% a las ventas deja de manifiesto que gravar el consumo de los más pobres es (como en las recetas neoliberales) el consabido sacrificio para que después surja un derrame gubernamental y empresarial hacia los más pobres.

Lo que sucedió es que se re-expresó la política, como nunca antes, ya que el partido tradicional ganador no tenía los escaños suficientes para imponer la presidencia y el resto de la directiva del Congreso Nacional y apareció el otro partido tradicional dispuesto a “ayudar” al nuevo gobierno a cambio de que no se gravasen los bienes de la canasta básica de bienes y servicios.

Y así fue. Se pasó del 12% al 15% del IVA para todo tipo de bienes y servicios exceptuando 278 productos alimentarios y algunos servicios.

Muy apropiadamente se puede decir que la reforma iniciada el pasado 30 de diciembre de 2013 es similar a la sentencia central de la novela El Gatopardo: “ que todo cambie….para que todo siga igual”. En efecto, sigue igual la regresividad, con tendencia a empeorar, y además: las exoneraciones fiscales continúan beneficiando a los mismos grupos empresariales de siempre.

Esto podría llevarnos a pensar que la reforma tenía también el propósito de derribar el sistema de más de medio siglo de exoneraciones fiscales por medio del cual la gran empresa exportadoras y otras supuestas atrayentes de turismo –comidas rápidas, hoteles, restaurantes, centros de diversión- pero no fue así, ya que en uno de los artículos de la reforma se establece triunfalmente que “quedan derogadas todas las exoneraciones”…..pero unos párrafos adelante se establece la excepción: “menos todas las existentes”, y se agregan más exoneraciones a los denominados “call center”.

Sin embargo, se establece que las exoneraciones fiscales a las comidas rápidas ya no serán eternas sino que pagarán ISR al vencerse los plazos amplísimos otorgados. Otras “reformas” incluyen cambios radicales en la tasa de impuestos al consumo de combustibles – Gasolina y Diesel -, un impuesto nuevo, de 10%, a la tradición de bienes inmuebles – aplicable a la diferencia entre el valor original y el valor actual de dicho inmueble, que establece una sobre tasa de 5% al ISR cuando la renta neta gravable exceda de un millón de Lempiraspero sin afectar los regímenes fiscales de exoneración fiscal a las exportaciones y empresas vinculadas al turismo.

Se establece un gravamen de 10% a los dividendos y un impuesto de carácter provisional –tasa de seguridad poblacional- gravando las transacciones financieras, con lo que esta tasa pasa de ser provisional a ser permanente.

La parte sustantiva de la reforma recae, sin embargo, sobre el conjunto global de la población ya que el ISV (IVA) sube en un 25%, al pasar de 12% a 15% y el de bebidas Alcohólicas y tabaco de 15% a 18%. De esta modificación impositiva se espera un rendimiento adicional de 8 mil millones de Lempiras que saldrán de los bolsillos de la población en general. Este cambio impositivo del IVA, agregando el incremento de 30% al consumo de gasolina, representan una mayor regresividad fiscal debido a que históricamente las 2/3 partes de los ingresos tributarios son recaudos que proceden del bolsillo de la población en general y solo 1/3 parte procede de gravamen a la renta y a la tradición de bienes inmuebles.

La reforma ha incrementado la regresividad fiscal porque la parte sustancial de los ingresos adicionales no procede del ISR de las personas jurídicas ni de los dividendos y el gravamen a las transacciones financieras recae en los propietarios de los valores transferidos.

A finales de junio de 2014 se implantará el sistema de peaje en las carreteras donde los vehículos turismo pagarán 80 centavos de dólar y las rastras y furgones cerca de 8 dólares. Nadie duda que los empresarios trasladarán estos costes adicionales al precio de los bienes finales. ¡Que siga la regresividad fiscal empobreciendo a los más pobres y enriqueciendo a los más ricos.¡

(1) Rodulio Perdomo es economista e investigador del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras – FOSDEH

ME GUSTA
ME GUSTA ME ENCANTA ME DIVIERTE ME SORPRENDE ME ENTRISTECE ME ENOJA