En pleno debate electoral, cuando los candidatos a la presidencia se la juegan apostando por subir o no subir los impuestos, lo que a los técnicos les parece populismo, el propio Fondo Monetario Internacional (FMI), que por demás, sorprendió con una baja en su proyección de crecimiento de la economía en el 2018 (de 3 a 2,7 %) y recomendó seguir recortando las tasas de interés del Emisor, también le dijo al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, que no ve la necesidad de una nueva reforma tributaria en el país.

Esto, porque la que se hizo en el 2016, con todo y las críticas que ha tenido, principalmente por haber ayudado a frenar el consumo de los hogares con el incremento del IVA, sería suficiente para que el Gobierno pueda obtener los ingresos necesarios que le permitan mantener a raya el déficit fiscal. Claro está, paralelamente tendría que organizarse el gasto público e impulsar el crecimiento de la economía.

Link al articulo